Si te gusta ¡Comparte!

Los ramos de flores son regalos estupendos, tanto para hacérnoslos a nosotros mismos, como para recibirlos de alguien querido. Además, los utilizamos para celebrar ocasiones especiales como cumpleaños, aniversarios y sobre todo bodas. 

En cualquiera de estas circunstancias, seguro que has pensado en que es una pena que se estropeen al cabo de unos días. 

Pues bien, aquí te dejamos unas cuantas técnicas para que puedas secar tus ramos de flores y poder así disfrutar de ellos durante años.

Secado de las flores

Es la técnica más habitual para llevar a cabo en casa, por ser la más fácil y efectiva para los ramos de flores. Sin embargo, las ramas no se pueden secar del mismo modo, tendrás que utilizar un proceso diferente.

Para que las flores queden bonitas, sigue estos 6 pasos:

  • Retira los envoltorios y plásticos que envuelven el ramo, para que pueda respirar y tener espacio. 
  • Limpia el ramo, es decir, eliminar las hojas y flores que tengan peor aspecto y que estén secas o mustias. Si contiene rosas, es conveniente que le quites también las espinas.
  • Si el ramo es muy grande, es recomendable que lo separes en pequeños ramilletes y los coloques a diferentes alturas, para que todos tengan espacio y estén correctamente aireados. Si es pequeño, no es necesario, lo puedes dejar como esté.
  • Ata el ramo para que quede bien sujeto.
  • Cuélgalo boca abajo. La habitación donde lo vayas a secar debe ser un espacio oscuro, seco, y si es posible, bien ventilado. Déjalo secar durante aproximadamente tres semanas y procura no moverlo ni tocarlo. 
  • Una vez que esté seco, si quieres darle un acabado más profesional podrás rociarlo con barniz, para que el polvo no estropee las flores y las hojas. Eso sí, el barniz deberás aplicarse en aerosol y a una distancia prudencial.
    Si no tienes barniz, puedes conseguir un efecto parecido con la laca del pelo. Tanto si usas un método o el otro, deberás dejarlo secar durante, al menos, un día más.

Cuando el proceso esté finalizado, podrás conservar tu ramo tanto tiempo como quieras. Eso sí, intenta no moverlo mucho, ya que si le das un golpe brusco se podrían deshacer algunas flores.

Secado con glicerina para ramas

En algunas ocasiones, se puede utilizar la glicerina para secar un ramo, pero no es conveniente hacerlo si este tiene flores, ya que se pueden oscurecer durante el proceso. Por ello, es una buena técnica si queremos secar hojas y ramas. 

Para realizar el secado con glicerina deberás seguir estos pasos:

  • Adquiere la glicerina en una droguería o en una farmacia. 
  • Llena un recipiente con agua y con la glicerina. Este tendrá que ser de un tamaño lo suficientemente grande como para que te quepan las ramas enteras. Deberás verter partes iguales de ambos líquidos. 
  • Introduce completamente el ramo, dejando sumergidas las hojas y las ramas. Procura que las hojas estén lo más estiradas posibles. Déjalas reposar en la mezcla durante varios días.
  • Cuando las saques, deberás retirar los restos con agua y, con cuidado, secarlas inmediatamente. 

Otras técnicas de secado

Además de estas dos técnicas de secado, puedes utilizar algunas otras, como por ejemplo la que se lleva a cabo empleando gel de sílice. Este proceso es muy eficaz, pero es más complicado, ya que si se excede el tiempo de exposición las flores se quemarán. Sin embargo, si este no es suficiente, no se secarán del todo y el ramo se estropeará.

También, dependiendo del tipo de ramo, puedes prensar las flores y las hojas y crear un cuadro enmarcado. 

En cualquier caso, si no eres muy manitas o ninguna de estas técnicas te convence lo suficiente como para hacerlo en casa, siempre puedes acudir a los expertos. En muchos centros de floristerías se encargan de secar los ramos con unos acabados muy profesionales.

Si estás indeciso entre qué ramo de flores quieres secar aquí de te dejamos sugerencias de nuestros mejores ramos.

shares