Hay dos tipos de personas: las que tienen unas plantas envidiables y las que no consiguen hacer crecer ni a las especies más resistentes y agradecidas. Si formas parte del segundo, en este post te vamos a explicar todas las pautas que has de tener en cuenta para que logres pasar al primers y consigas de este modo que tus plantas luzcan sanas y frondosas durante muchos años. 

Para que esto suceda, en realidad no es necesario dedicarles mucho tiempo, simplemente saber bien qué cuidados necesita cada planta y cómo llevarlos a cabo. De mismo modo que te informas sobre las tendencias de moda, o sobre la forma de cocinar cierto plato, también necesitarás conocer qué necesita tu especie en concreto, porque no todas son iguales ni precisan las mismas atenciones. 

Pero de un modo general, estas son las 10 razones más habituales por las que las plantas se mueren:

  • Agua: es totalmente necesaria, pero no todas las especies necesitan la misma dosis, ni con la misma frecuencia. Tendemos a pensar que las plantas se mueren por no regarlas lo suficiente, y sin embargo, no siempre es así: en la mayoría de ocasiones sucede lo contrario. El exceso de agua, algo de lo que solemos pecar, puede ser igual de malo que la ausencia de riego, ya que pudrirá las raíces y matará a la planta.

 

  • Luz: con la luz sucede lo mismo. Si bien es cierto que todas las plantas la necesitan para crecer, un exceso de sol puede llegar a quemar las flores e incluso las hojas. Por ello, es conveniente saber si las plantas que tenemos en casa necesitan luz directa o indirecta, y en función de esto, colocarlas en un lugar de la vivienda o en otro.

  • Poda: este tema es más delicado. Cuando podamos correctamente una planta la ayudamos a crecer y a expandirse, pero ha de realizarse de la manera adecuada. Para ello, hay que tener en cuenta que cada planta se debe podar en una época concreta del año y de una manera determinada. Por ello, te recomendamos que, si tienes alguna duda de cómo hacerlo, preguntes a algún profesional del lugar donde la compres.

  • Trasplantes: al igual que la poda, los trasplantes son muy beneficiosos para las plantas, pero si no se realiza adecuadamente, podemos provocar que mueran. No todas las especies necesitan el mismo espacio para crecer: habrá algunas que sobrevivan en pequeñas macetas, mientras que otras deberán ser cambiadas a un recipiente mayor a los pocos meses de su adquisición. También es importante tener en cuenta el tipo de tierra, ya que en algunos casos la más adecuada no es la genérica, por lo que también necesitarás pedir consejo en este aspecto.

  • Ambiente: una de las razones por las que las plantas de interior no sobreviven en los hogares es porque los ambientes suelen ser muy secos. Las calefacciones de las casas  los aparatos de aire acondicionado resecan demasiado, y esto les afecta mucho.

  • Plagas: es una razón muy habitual, y para evitarla, es adecuado observarlas de forma regular, para ver si están sufriendo algún tipo de plaga o una enfermedad. En caso afirmativo, podremos salvarlas siguiendo el tratamiento adecuado.

  • Nutrientes: la cantidad de nutrientes es también importante. En algunas especies, esta deberá ser más abundante que en otras, por lo que deberemos saber si la tierra en la que están plantadas no ofrece la dosis suficiente y será necesario entonces añadir de manera regular la cantidad que precisen en cada caso.

  • Tierra: además de saber si la tierra aporta a la planta los nutrientes adecuados, debemos tener en cuenta que esta hay que cambiarla de vez en cuando. Es conveniente rellenar la maceta cada cierto tiempo, ya que al regarla vamos perdiendo partes. Además, para la mayoría de las especies es muy beneficioso cambiar la tierra completamente al menos una vez al año.

  • Temperatura: otro aspecto esencial en el cuidado de las plantas. Ten en cuenta no sólo los grados del exterior, sino sobre todo los del interior cuando utilices la calefacción o el aire acondicionado. Los cambios bruscos no beneficiarán en absoluto a tus plantas.

  •  Movimiento: no es conveniente que muevas constantemente las plantas de un lugar a otro. Estas requieren su tiempo para adecuarse a la luz, la temperatura y al ambiente, y si las cambias de sitio con demasiada frecuencia, les dificultarás esta adaptación.

 

Si tienes en cuenta estos 10 aspectos y te informas bien sobre las características especiales de tus plantas y los cuidados que necesitan, conseguirás conservar un rincón vegetal y frondoso que alegrará tu hogar durante mucho tiempo.