Si te gusta ¡Comparte!

Si eres un apasionado/a de las flores y de las plantas, y disfrutas manteniendo tu casa o lugar de trabajo decorado con ellas, posiblemente te gustaría que tus ramos duraran para siempre. Los productos hechos con plástico o tela, aunque es cierto que han mejorado mucho sus diseños y terminaciones, no se acercan a la de una planta flor natural. Así que, si quieres disfrutar de tus flores y plantas naturales por tiempo ilimitado, tienes que optar por la preservación. Gracias a ella, tendrás una alternativa duradera sin renunciar a las texturas y belleza propias de la naturaleza.

Cómo se preserva una flor

Una flor preservada es una flor natural que se somete a un tratamiento que le permite mantener sus propiedades. Este proceso consta de diversas etapas que van desde el cultivo hasta su empaquetado y servido.

Toma nota de los pasos que debes seguir para preservar una flor:

  1. En primer lugar, hay que tener en cuenta que las flores que se cultivan para ser preservadas suelen tratarse con mucho esmero, y múltiples atenciones, desde los abonos utilizados hasta las condiciones climatológicas adecuadas para cada especie.
  2. De la misma manera, son recolectadas con sumo cuidado, eligiendo sólo las que están en perfectas condiciones, y se recogen en su momento de mayor esplendor.
  3. Una vez escogidas se preparan para comenzar con su tratamiento: se cortan los tallos de la manera apropiada y se eliminan las hojas que no están en perfecto estado.
  4. Una vez que las plantas están preparadas, se colocan en unos recipientes especiales y se conservan en una cámara con las condiciones precisas de humedad, temperatura e iluminación. En este momento, comenzarán a deshidratarse de manera lenta y paulatina.
  5. Una vez que las plantas están en el punto de deshidratación adecuado, se cambian a unos recipientes con una solución creada a base de glicerina, agua, estabilizantes. En algunos casos, se añaden también colorantes. El proceso se lleva a cabo de manera progresiva, poco a poco y aumentando la cantidad de productos conservantes de manera gradual. Esto permite que la savia de las plantas sea reemplazada por la solución anteriormente citada, hasta que el nivel de humedad de la flor sea el óptimo.
  6. Cuando el producto está listo, se lava cuidadosamente y se seca durante varios días.

Ventajas de las flores preservadas frente a las frescas

Las flores preservadas son una manera excepcional de disfrutar de la belleza de las plantas naturales, pero con la ventaja de que su duración es infinitamente mayor, y sus cuidados son mínimos. Puesto que no son plantas vivas, aunque sí son plantas naturales, no es necesario regarlas, ni tienen que contar con una iluminación específica. Tampoco es necesario cambiarles la tierra o preocuparse por las plagas o la temperatura del ambiente. Además, mientras que un ramo de flores normales dura entre una y dos semanas, dependiendo de las circunstancias, las flores preservadas pueden llegar a durar años

Cuidados para mantener tus flores preservadas intactas

Si bien es cierto que las flores preservadas se conservan sin dificultad en un perfecto estado durante periodos muy largos, es conveniente llevar a cabo cierto mantenimiento y aplicar algunos cuidados.  Si sigues estos consejos, podrás disfrutar de tus flores preservadas por mucho tiempo:

  • Elige un lugar adecuado. Deben situarse en algún espacio de la casa que no sea muy húmedo, donde no le dé directamente los rayos del sol, y lejos de fuentes de agua o de aparatos que irradien calor. 
  • Estas plantas son exclusivamente para uso interior, no se pueden mantener en el exterior de la vivienda o la oficina, ya que la exposición a las condiciones climatológicas la deterioran rápidamente.
  • Limpia las flores a menudo, pero con sumo cuidado, ya que podrían quebrarse. Lo ideal es hacerlo con un spray de aire, con un secador a una velocidad mínima, o si lo haces con un trapo, procura que no suelte pelusa, ya que podría quedar adherida a la superficie.
  • No regarlas. Las flores preservadas son naturales, pero no están vivas. Por ello, no se les pude añadir agua en ningún caso. 

 

shares